gototopgototop
Infección aguda por VIH (virus de inmunodeficiencia humana) PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrador Web   
Martes, 16 de Agosto de 2011 12:30

not_vih

La primo infección VIH es un cuadro que habitualmente no se diagnostica oportunamente...

INFECCIÓN AGUDA POR VIH (VIRUS DE INMUNODEFICIENCIA HUMANA)
UN DESAFÍO PARA EL INTERNISTA

DR. GUILLERMO ACUÑA L.
INTERNISTA-INFECTÓLOGO

La primo infección VIH es un cuadro que habitualmente no se diagnostica oportunamente, en parte porque el paciente confunde la sintomatología con una infección menor y no consulta, o el médico interpreta el cuadro como un evento agudo digno solo de manejo sintomático.

La trascendencia de esto está dada por la pérdida de la oportunidad de un diagnóstico que permita que el paciente se entere de su situación y adquiera la responsabilidad de evitar la propagación de la infección y eventualmente inicie tratamiento o control médico.

El cuadro se manifiesta una o dos semanas post infección con síntomas inespecíficos que pueden atribuirse a cuadro gripal o síndrome mononucleósico. Lo más habitual es un cuadro febril, con adenopatías ocasionalmente exantema, compromiso inespecífico del estado general y eventualmente algorra (candidiasis oral). El cuadro sintomático es auto-controlado y al recuperarse el paciente puede quedar asintomático por años hasta que sus defensas (CD4) claudiquen y aparezcan las enfermedades oportunistas que permitan hacer el diagnóstico, en una etapa tardía y con un pronóstico reservado.

Para lograr hacer el diagnóstico, el Internista debe tener presente esta posibilidad en el diagnóstico diferencial de cuadros tipo mononucleosis o gripes sin manifestaciones respiratorias, o compromisos encefálicos tipo encefalitis viral en cualquier paciente, sin considerar edad, sexo, estado marital o de pareja.

En el momento que surja la duda en el diagnóstico diferencial del cuadro de un paciente, debe discutirse esta posibilidad abiertamente con el paciente e incluir la posibilidad para estudiarla. En nuestro país no estamos acostumbrados a ser directos en la forma de plantear posibles infecciones de transmisión sexual, sin embargo en general los pacientes reciben bien una pregunta directa y profesional, sin considerar que se los está cuestionando moralmente o insultando.

Cuando se plantea la duda, no es fácil dilucidar el diagnóstico, dado que los anticuerpos pudieran no estar aun presentes en un cantidad suficiente para que el laboratorio lo informe como “reactivo” . El test de ELISA da una coloración con densidad óptica (DO) variable y el control positivo decide sobre cual DO se informará reactivo o no reactivo (cut off) , si el médico logra comunicarse con el laboratorio o vise-versa se podrá tener una información en que la lectura está cerca del cut-off, en caso contrario, si el examen se realizó muy cercano al evento de riesgo el examen deberá repetirse por lo menos 4 semanas post posible exposición.

El diagnóstico de infección VIH, rara vez es hecho por los especialistas que tratan los pacientes, ellos los reciben en derivaciónn. Su diagnóstico depende de la suspicacia del médico de cabecera internista o médico general que plantea la posibilidad de este diagnóstico, por otra parte los nuevos exámenes disponibles son cada vez más sensibles y permiten el diagnóstico por reactividad a las dos semanas del evento.

Cuando el cuadro es muy sintomático con fiebre, compromiso sistémico importante, compromiso neurológico o de otros sistemas, en general se indica tratamiento anti-retroviral. La prolongación de este es discutible dado que en general el compromiso inmunológico es pasajero y la llegada a los parámetros de indicación de terapia anti-retroviral (< 350 CD4 /mL) puede tardar años. Sin embargo cada vez más hay expertos que recomiendan iniciar la terapia precoz con la idea de preservar la población linfocitaria lo mejor posible.

El uso de la determinación de carga viral VIH , no es recomendada como screening de infección aguda, dado que a pesar de los cuidados que pueda tener el laboratorio, siempre existe la posibilidad de contaminación de la muestra con la de otro paciente y dar una lectura falsa.

Por lo tanto, el diagnóstico oportuno de la infección aguda por VIH es un reto a la clínica y requiere que el médico internista esté atento a la posibilidad y que se plantee el diagnóstico en su listado de diagnósticos diferenciales.

 

Última actualización el Martes, 16 de Agosto de 2011 12:34
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Ingreso Socios

 

InicioHágase SocioSobre SMSCHILECursos y CongresosDocentesSociedades RelacionadasRevista MédicaNoticias Recientes

Siguenos en:

     

Bernarda Morín 488, Providencia, Santiago de Chile - Fono/Fax: (56-2) 2753 5500 / (56-2) 2753 5599